Reseñas

Tres Pies al Gato / Reseñas
la zua antonio ortega

Secretos de un parque

Hace ya un buen puñado de años, paseaba con un periodista amigo por el entonces recién inaugurado Parque Guadaira, un espacio verde recién recuperado, que se había construido en torno al cauce del río de su mismo nombre, afluente del Guadalquivir. En aquella zona se situaba una azuda, una pequeña presa utilizada para aprovechar, cómo no, el agua del río para el riego de los cultivos del entorno. Aquel periodista amigo, ejerciendo más de amigo que de periodista, deseaba hacer un reportaje sobre mi recién publicada novela Tres mil viajes al sur, que contaba historias sucedidas en aquellos barrios desgraciados del sur de Sevilla, para cuyos habitantes aquella azuda, La Zúa en su...

Leer más
ceniza en la boca web

Lo peor no es la muerte

Qué difícil resulta a veces comenzar la reseña de una novela que te ha gustado mucho, que sabes que es buena de verdad y que, al hablar de ella, uno puede llegar a quedar en evidencia como lector, como aprendiz de crítico, al no haber buceado en profundidad por las aguas de una historia que, vista desde la superficie, podría ser una más de las que tratan los trágicos procesos migratorios actuales, pero que, en cuanto uno bucea por sus fondos, comprueba que encierra todos los monstruos de la sociedad actual. Es una historia que si la miramos desde arriba, pensaremos que es la unos de pobrecitos extranjeros de pieles más oscuras que las...

Leer más
220707 Resena Libro de Familia

La familia y unos cuantos más

Dejé de creer en la familia tras ver la película aquella en la que un pobre chaval se perdía por entre las casetas navideñas de la Plaza Mayor de Madrid. Chencho se llamaba la víctima. Su familia era tan numerosa que, si no llega a ser por la tenacidad del padrino (esa figura extrafamiliar y que tanto juego ha dado en la Historia de la Literatura y en la del Cine), el niño hubiera hecho la mili allí mismo y sus padres ni se hubieran enterado. Confirmé mis sospechas tras leer Mi familia y otros animales, de Gerald Durrell, donde los retratos de unos y otros se confundían hasta el extremo de no querer...

Leer más
Timandra

Nadie puede seducir a un narciso

Me interesan mucho las novelas escritas por hombres y protagonizadas por mujeres. Quien me conozca sabrá por qué, así que me pareció más que sugerente leer esta obra firmada por el escritor griego afincado en Suecia Theodor Kallifatides. Sin embargo, y a pesar de que la narración se hace en primera persona, en la boca de Timandra, la hetera, prostituta, ateniense que da título a la obra, no tengo muy claro que esta sea su historia sino la de su amante Alcibíades, célebre militar ateniense del siglo V a.C. Vaya por delante que en mi opinión esto no le resta valor alguno a esta novela histórica, que narra la vida en común de Timandra...

Leer más
reseña una casa llena de gente

El hubiera es un tiempo verbal de pelotudos

La vida no es sueño. La vida es juego. Y la literatura es un cubo mágico, es todos los juegos en un juego. Eso es lo que las vuelve tan adictivas. A la literatura y a la vida. Un edificio o un barrio no son otra cosa que un montón de voluntades puestas a convivir por la fuerza, dice Mariana Sández (Buenos Aires, Argentina, 1973) al comienzo de una de las partes de esta su primera novela, editada por Impedimenta con ese gusto y amor por la literatura que muestran siempre sus editores. Una casa llena de gente cuenta en principio la historia de los vecinos que se mudan a un nuevo edificio, y en el que su defectuosa...

Leer más
220602 Leer mata

Muerte dulce

Mientras leía Leer mata, los medios de comunicación mínimamente serios daban cumplida y extensa cuenta del fallecimiento de Ouka Leele, la fotógrafa del blanco y negro que llenó de color sus magistrales obras. Y en ese momento me di cuenta de que Luna Miguel bien podría ser la Ouka Leele de los libros, capaz de llenar de color cualquier texto que escribe negro sobre blanco. Y buena muestra de ello es este Leer mata… En ocasiones, colores suaves y seductores, como el del vino de uva verdejo (¿por qué lo llaman vino blanco si es amarillo?) En otras, con el color más salvaje y a flor de piel del rojo seductor en las...

Leer más
220520 Cerca del fuego

Algunas vidas son puro teatro

Cuando uno lee un libro con la mente puesta en la reseña que escribirá posteriormente, suele ir tomando apuntes en una libreta según va discurriendo la lectura: frases que llaman la atención, características de los personajes, detalles que sorprenden, tanto por lo bueno como por lo malo, incorrecciones, hallazgos, ambientación, etc… Pues bien, al poco de arrancar la lectura de Cerca del fuego, de Pablo Gonz, en mi libreta consigné la siguiente frase: “Hay que tener una mente privilegiada y muy bien ordenada para ver acercarse a David Lynch por el retrovisor del coche y pegar un acelerón gritando ¡Viva Shakespeare!” Al finalizar la novela, no pude sino corroborar dicha impresión, por lo que aquí...

Leer más
220517 Ceniza roja

Gris oscuro casi negro

“Un día se levantó a escribir. Aunque eso no se parecía a escribir”. Sucedió tres meses después de ver cómo fallecía su pareja. Tres meses de silencio contenido tras los cuales quiso escribir, aunque lo que hacía era otra cosa. “Tú has muerto. La agonía soy yo”. Estrenó una libreta y en ella, a modo de lo que debería de llegar a ser un diario, comenzó a plasmar textos en prosa que querían ser poemas. Comenzó a plantearse por escrito preguntas que quisieran ser respuestas. “La vida, alguna vez, ¿me amará de nuevo?” La autora, página a página, fecha a fecha, va dibujando el mapa de una ciudad íntima devastada por el dolor y donde todo son las...

Leer más
220512 La biblioteca de fuego

Soldados de los libros

De las decenas de frases míticas que ha escrito Woody Allen, hay una que me gusta especialmente. Dice: “Hice un curso sobre lectura rápida y leí Guerra y Paz en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia”. Es lo que me pasa a mí desde hace tiempo con las novelas de más de quinientas páginas. Las leo rápido, en diagonal, saltándome páginas que adivino que son absolutamente prescindibles y rara vez, por desidia, cansancio o intereses de fuerza mayor (que tampoco son tan complicados), llego hasta el final. De hecho, no recuerdo la última vez que leí una novela de más de quinientas páginas. Me acuerdo, al estilo de George Perec, haber estado...

Leer más
220429 La propiedad del paraiso

Que eso sí se dice, que eso sí se hace, que eso sí se toca

Confiesa en sus memorias Juan Cruz (el periodista, no el director de cine ni el zapatero de mi pueblo) que en sus entrevistas en profundidad invariablemente comenzaba preguntando por la infancia del entrevistado. De esa manera, decía, éste entraba en una zona de confort, amable, se relajaba y se colocaba, sin ser consciente de ello, en una posición de confianza y seguridad ideal para afrontar el resto de la entrevista y poder sonsacarle algunas declaraciones que, de otro modo, quizás se hubieran encontrado con la barrera de la prudencia y, en consecuencia, del silencio. Por su parte, también refiriéndose a la infancia, Antonie de Saint-Exupery dejó escrito que todas las personas mayores “fueron...

Leer más