Blog

Tres Pies al Gato / El arte de escribir  / Tipos de narradores, ¿quién cuenta la historia?
letter 447577 1920

Tipos de narradores, ¿quién cuenta la historia?

En toda historia, ya sea novela, relato corto, ensayo, reportaje, crónica… hay siempre una voz que transmite esos hechos a un lector. Respondería a la pregunta: ¿Quién cuenta la historia y desde dónde la cuenta? Es la figura del narrador. Gracias a él, podemos describir a los personajes, ambientes y acciones. También transmitir emociones, crear los diálogos, las opiniones y dosificar la información para crear suspense o intriga. El narrador es la “voz mágica” que selecciona lo que cuenta y lo que omite, que elige los momentos para mostrar la información o anticipa los acontecimientos que todavía no han ocurrido. En este post vamos a ver los tipos de narradores en las historias de ficción.

Lo más importante es que el narrador que comienza a contar la historia sea el mismo que la termina. A veces leemos borradores de novela en los que empieza a narrar una primera persona, pero luego sin razón aparente cambia el foco y se mezcla con la voz del autor. El narrador tiene que ser coherente desde el principio hasta el final. Aunque puede haber dos narradores (o más) intercalados en la acción, por ejemplo, un narrador en primera en forma de diario o de cartas, y un narrador omnisciente que cuenta el resto de puntos de vista de los otros personajes.

  • Narrador en primera persona. Se cuenta la historia desde el yo, a través de los ojos y opiniones de un personaje. Puede ser el protagonista o un secundario. Para mi es el más difícil de construir porque no te puedes despegar nunca de su visión. Es el que más engancha al lector porque automáticamente te metes en la piel de ese protagonista pero es el que tiene un punto de vista más reducido. 
  • Narrador en tercera persona. El más usado. Alguien, implicado en la historia o no, cuenta en tercera persona lo sucedido. Es un observador, pero puede ser de dos tipos: 1. Omnisciente. El narrador lo sabe todo, como un dios que mira. Alberga un conocimiento superior al del protagonista y al de los secundarios. 2. Limitado o equisciente: también en 3ª persona pero desde el punto de vista de un solo personaje. Puede contarnos lo que siente, ve y opina dicho personaje, pero no lo que les pasa por la cabeza a los otros.
  • Narrador en segunda persona. El menos utilizado de todos, pero uno de los más interesantes. Apela directamente al lector mediante el tú o el vosotros. Consigue que el lector se involucre en lo que se le cuenta porque se apela directamente a él. Se suele usar en el género epistolar. Un ejemplo clásico sería Cinco horas con Mario  de Miguel DelibesAura, una novela corta de Carlos Fuentes.
  • Narrador testigo. Aunque no es el protagonista, ha presenciado los hechos de primera mano. Es la mirada del observador que cuenta lo acontecido desde su punto de vista. Puede estar más o menos cerca de las acciones, divisarlas a lo lejos, presenciarlas desde dentro, espiarlas, etc… Pero siempre es un personaje que observa la escena y nos la narra haciendo pocas alusiones a sí  mismo. En La Colmena de Camilo José Cela, El gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald o El informe de Brodie  de J.L. Borges encontramos este tipo de narrador.

Y ahora viene lo complicado… ¿Cómo elegir uno u otro para contar tu historia? Por desgracia, como todo en la literatura, no hay fórmulas mágicas ni una respuesta definitiva. Lo importante es tener claro qué quieres contar, qué emociones y sentimientos quieres despertar en el lector. Creo que más que una decisión racional, es algo intuitivo, que surge de una especie de voz interior con la que te encuentres cómodo y con la que la historia fluya. Cuando te hable, déjate llevar por ella.

Si quieres aprender más sobre técnica narrativa o el arte de escribir, consulta nuestros cursos y talleres en la Escuela TPG.

0 Comentarios

Deja un comentario